• Twitter
  • Facebook
  • RSS Feed

viernes, 31 de mayo de 2013

Cocina Exótica: mucho cuidado con lo que comes. Tanzania, Kenia, Egipto y México.

No hay comentarios:
 
           Comer es para muchos uno de los grandes placeres de la vida, para otros menos comilones, poco más que una agradable necesidad. En cualquier caso, es indudable que a través de la cocina se puede explorar un componente importantísimo de la cultura de un país extranjero. En ocasiones buscamos nuevos sabores, ingredientes o combinaciones de los anteriores para ser partícipes de nuevas experiencias culinarias. Otros buscan lo exótico, lo extravagante y lo extraño… la aventura en la cocina. Esta entrada está dedicada a esos manjares que a algunos causan repulsión y a otros les sube la adrenalina.

Empezando por el nivel amateur: la cocina safari. En Kenia y Tanzania se puede encontrar comida de animales salvajes que rara vez se verán en los ultramarinos occidentales. En Nairobi, Kenia, hay un famoso restaurante llamado Carnivore. Allí se ocupan de preparar y servir toda la carne que se pueda imaginar… pero también depende de la temporada y el control de las autoridades. Es un restaurante notorio de modo que no se puede permitir el lujo de vender piezas prohibidas. En otra época servían camello, cebra y gacela. Hoy por hoy lo más exótico que se puede pedir del menú es cocodrilo y avestruz. El cocodrilo tiene un sabor curioso, un punto medio entre pollo y merluza quizás. La avestruz es carne tierna y realmente sabrosa… se ha convertido en mi favorita.

A la izquierda, albóndigas de avestruz y justo encima, de color amarillento, cocodrilo


 Cocinero de Carnivore preparando la última pieza de la noche


También fui a una granja de avestruces con ganas de degustar dicha carne una vez más. Compramos un huevo y por la noche preparamos una buena tortilla: ¡más rica que las de huevo de gallina!

 Carne de avestruz

 Tortilla de huevo de avestruz

Según me han contado, en Arusha, Tanzania, existe una carnicería donde si dices la palabra exacta y de la manera correcta, estarán encantados por venderte algún kilo de sabrosa gacela. En Kenia conozco quien probó la carne de elefante… y habla muy bien de ella.

Recuerdo que en medio de esta caza carnívora pregunté si era posible comer carne de león… ¡Todos mis amigos tanzanos y kenianos me miraban con cara de asco!

¿Cómo vamos a comer carne de león? Nunca lo haríamos

Lo cierto es que comer carne de animales carnívoros es, por lo visto, tabú. Engullir un herbívoro es una cosa… hacer lo propio con una bestia que devora otros animales es otra. Sin embargo, una amiga me confesó que a su padre le sirvieron en una ocasión carne de león a los pies del Kilimanjaro y la describía como una carne dura, fibrosa, difícil de masticar.

Un poco más al norte, en Egipto, probé un plato típico: cerebro de vaca frito. Bastante bueno.

Saltando al otro lado del Atlántico, en el precioso Méjico fui en busca de los famosos chapulines; es decir, saltamontes fritos. Esta búsqueda me llevó hasta el peligroso y poco acogedor Mercado de la Merced en D.F. Después de una travesía (digna de otra entrada en el blog) para encontrarlos… me los dejé olvidados en el coche…

En un buen restaurante de Polanco no me resistí a pedir escamoles; es decir, larvas de hormigas que preparan salteadas al lado de la mesa para servirlas al instante. Un sabor peculiar e interesante; reconocido manjar. 

Para el siguiente nivel, sigue leyendo la siguiente entrada: Más cocina exótica: ten aún más cuidado con lo que comes: Camboya, Vietnam, Singapur e Indonesia. Serpientes, tarántulas, monos, perros y mucho más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Mundo Es Demasiado Grande

El Mundo Es Demasiado Grande
Se ha producido un error en este gadget.
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff