• Twitter
  • Facebook
  • RSS Feed

domingo, 17 de marzo de 2013

Trabajar en la ONU: una Primera Radiografía del Sistema

2 comentarios:
 

         Recuerdo bien cuánto le costó a mi abuelo entender que para llegar a donde quiero llegar era necesario trabajar sin cobrar. ¿Cómo va a ser eso? ¿Con una carrera ya terminada... cómo vas a trabajar sin ganar ni un euro? Admito que a mí también me resultó difícil comprenderlo al principio.

Empecemos por lo básico. Cuando alguien finaliza su carrera en empresariales, derecho, publicidad, medicina... espera que, tarde o temprano, consiga un trabajo remunerado. Quizás esté dispuesto a realizar prácticas unos primeros meses para poner una línea en su CV. No obstante, esa pasantía se entiende, al menos, modestamente pagada.

El mundo de la ONU, otras organizaciones internacionales y grandes ONG's es muy diferente. Tomemos el paradigma de Naciones Unidas como ejemplo básico.

En la ONU los puestos de trabajo se dividen básicamente (sin contar los de las misiones de paz) en puestos como personal de la ONU, consultores y pasantes. Esto es una manera muy simplificada de enfocarlo; la cosa se complica con expertos, puestos políticos, jueces internacionales, voluntarios de NNUU, etc...

Dentro de los puestos como personal de la organización encontramos diferentes tipos y rangos.

Primero, los “G”: se tratan de puestos administrativos en general. Van desde conductores hasta secretarios. No obstante, también incluyen a profesionales con carrera universitaria que trabajan en su propio país. También están numerados hasta G-7, siendo éste el rango superior. De modo que; por ejemplo, un abogado local trabajando para la unidad de Estado de Derecho del Alto Comisionado de Derechos Humanos en Camboya, puede ostentar un puesto G-6 o G-7, por ejemplo.

Las posiciones “P” deben su nombre a “Profesional”. Se tratan de profesionales con carrera universitaria y experiencia laboral, en su mayoría internacionales; es decir, trabajando en países distintos del suyo (pueden existir excepciones a esta regla). Están jerarquizados y ordenados numéricamente del 1 al 6. Siendo P-1 el de rango inferior y P-6 el superior. Estos son los puestos que más nos interesan y por eso le dedicaremos más tiempo.

Para empezar, hay que decir que los puestos P-1 prácticamente no existen. Se tratan de posiciones que no requieren experiencia laboral, sólo académica. Este tipo de vacantes, que parecían convocarse muy de vez en cuando, quizás en las sedes de Nueva York o Ginebra, están hoy en peligro de extinción. Tanto es así, que ya no son anunciados en el portal https://careers.un.org/.

Nos centramos entonces en los puestos P-2... el sueño de todo profesional con vocación internacional para cimentar su carrera en la ONU. Son vacantes de carácter profesional que requieren estudios universitarios, a veces un master, y al menos dos años de experiencia laboral. Este último detalle es del que derivan todos nuestros dolores de cabeza...

Si los puestos que no requieren experiencia laboral son inexistentes, y los que sí quedan vacantes solicitan experiencia previa... ¿¿¿Cómo puedo conseguir ese bagaje??? La respuesta puede ser doble: si quieres ser jurista para un tribunal internacional, tal vez trabajando varios años como abogado penalista en tu país te llegue a servir. Ahora bien, ¿cómo conseguir esa misma experiencia si lo tuyo son los derechos humanos o el fortalecimiento del estado de derecho? No conozco muchas firmas de abogados que se dediquen a ello...

En fin, en la mayoría de los casos, la respuesta a la gran pregunta se responde con "PRÁTICAS".

Una vez dentro del sistema, caben los ascenso a P-3, P-4, etc... A medida que avanzan se van alejando de la substancia y se van centrando en elementos más organizativos y directivos de las unidades en las que trabajan. Se suele decir que los puestos P-5 y P-6 son algo más políticos; esto es, pueden requerir los auspicios y apoyo del estado al que pertenezcas. En cualquier caso, los años mínimos de experiencia laboral exigidos a este punto se alejan del perfil al que trato de dirigirme: los jóvenes profesionales.

Para completar esta primera radiografía del esquema laboral de la ONU, nos topamos con los puestos “D”, D-1, D-2. La "D" nos evocan dirección. Son en este caso, puestos para expertos con alta connotación política.

Existen otros tipos de contratos de los que hablaré más detenidamente en próximas entradas como los Voluntarios de Naciones Unidas o “UNV”, el programa de Jóvenes Profesionales o “JPO”, o consultores.

Brevemente diré que los UNV, son trabajadores pagados (aquí la palabra “voluntario” no casa del todo con nuestro concepto de cooperante). Reciben sueldos inferiores de aquellos con posición “P”, pero desde luego suficiente para vivir (cerca o alrededor de los 2.000 USD), especialmente si están destinado en el terreno. Exigen 2 años de experiencia laboral previa. Es una buena vía para entrar en el sistema.

Los JPO, o Junior Professional Officers, son puestos para jóvenes subvencionados por sus países de origen. Esto quiere decir que la ONU les da trabajo, pero su estado les paga. El problema con este mecanismo es que dependes de si las cuentas de tu país están los suficientemente saneadas para permitirse el lujo de pagar el sueldo de individuos que no trabajan directamente para su propia administración. En el caso de España, acabamos de presenciar como se ha cerrado el grifo de un aluvión de JPO españoles. La bonanza económica dio muchos, la crisis económica eliminó a todos.


El YPP, o Young Professional Programme, es la puerta grande para entrar en la ONU. En términos estrictos, no requiere experiencia previa. Se trata de un examen a los que nacionales de ciertos países son convocados cada cierto número de años. Se parece a unas oposiciones. Tiene varias fases, es extremadamente competitivo y se puede considerar la lotería laboral de la ONU. Si lo consigues, te ha tocado el gordo; aunque en este caso lo que realmente se valora es el mérito del solicitante. El premio es un contrato de larguísima duración dentro de la organización.

Los consultores o consultants son expertos en una materia concreta que una agencia, programa u oficina de una organización internacional u ONG contrata para un proyecto específico. Concluido el proyecto, se extingue el contrato. Los hay junior y senior. Requieren cierta experiencia profesional previa, pero son mucho más flexibles. Hay muchos que viven encadenando contratos de este tipo, uno tras otro. Pueden llegar a estar muy bien pagados.

Finalmente quedan los pasantes o becarios. Hay mucho que decir sobre ellos ya que son la puerta más habitual para conseguir la ansiada experiencia laboral requerida. No suelen ser pagados, aunque hay algunas excepciones (en la Organización Internacional del Trabajo, por ejemplo). No se consideran personal laboral de la oficina y por tanto no disfrutan de análogos privilegios. Cómo conseguirlos, cuáles solicitar y en qué países son preguntas prácticas fundamentales para sacarles el máximo provecho. De todo esto hablaré en entradas futuras.

2 comentarios:

  1. Hola Manuel, saludos!! Muchas gracias por compartir tan valiosa información. Es uno de mis sueños poder laborar para las Naciones Unidas y esto me acerca a eso que persigo. He trabajao en ONG´s pero no aún en la ONU. Si tienes mas consejos al respecto o sugerencias te las agradezco de antemano. Me encanta tu blog. Nuevamente muchas gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurora,

      ¡Muchas gracias por tu mensaje! De eso se trata, de que sea útil y que os guste.

      Estoy seguro de que has leído el resto de entradas en "consejos para trabajos internacionales", pero ahora estoy preparando una nueva con links de buscadores de trabajo y otros consejos para enfocar las búsqueda de prácticas y empleo.

      Saludos y otra vez gracias por tu mensaje.

      Eliminar

El Mundo Es Demasiado Grande

El Mundo Es Demasiado Grande
Se ha producido un error en este gadget.
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff