• Twitter
  • Facebook
  • RSS Feed

sábado, 23 de noviembre de 2013

Aquel Policía corrupto en Yakarta, Indonesia

No hay comentarios:
 
              La corrupción es un mal que desgraciadamente sufren casi todos los Estados en mayor o menor medida. Los que pensaban que en España la corrupción se quedaba a nivel de los ayuntamientos y autonomías se sorprendieron al darse cuenta de que los tentáculos de la avaricia de algunos segmentos de la autoridad se extienden más allá de los previsto.



El consuelo es que dicha corrupción suele circunscribirse a las altas esferas y aún no ha mancillado los extractos sociales en los que el común de los mortales se mueve. Es decir, ciertos miembros del ejecutivo juegan con cifras que a la mayoría nos resultan irreales, pero aún no es frecuente enfrentarse a corruptelas por parte de pequeños funcionarios o policías. No vemos normal tener que pagar propina para obtener un servicio público. En otros países éste no es el caso. No es tan extraño, por desgracia,  hallarse en situaciones en las que el ciudadano calcula a la perfección cuánto tendrá que sacar del bolsillo para seguir su camino, conseguir su pasaporte o saltarse una penalización.



Había tenido mucha suerte y cuando me hablaban de esta realidad me seguía pareciendo lejana… una exageración, ciencia ficción. Había vivido en África y residido en el Sudeste Asiático por meses y no me había enfrentado a un caso de esta índole. Esto cambió aquella noche en Yakarta, Indonesia.

Eran las 2 o las 3 de la madrugada. Salía de una discoteca con un par de amigos, ambos italianos. Tomamos un taxi e indicamos al conductor el nombre del local al que nos dirigíamos. Al fin y al cabo era sábado por la noche y tocaba aprovechar. El taxista salió del complejo en el que se encontraba Inmigrant, una selecta discoteca de Yakarta en la que habíamos pasado las horas previas.



El conductor giró y tomó una carretera muy amplia y casi desierta a aquella hora. Unos cuantos árboles cubrían la acera a los lados. De pronto, sin que se pudiera prever en la distancia, saltó a la carretera un hombre con uniforme de policía deteniendo el coche. El agente se acerca a la ventanilla del copiloto donde se sentaba uno de mis amigos y probablemente sonrió para sí al darse cuenta de que éramos extranjeros. Nos sacó del coche y nos llevó tras aquellos árboles, a un rincón algo más iluminado (aun así en penumbra) donde había una mesilla y su motocicleta.

Nos pidió la documentación. No se conformaba con poco, quería nuestros pasaportes. Uno de nosotros lo llevaba, los demás no. Por lo visto el pasaporte ahora tampoco era suficiente, también quería una fotocopia del mismo con un sello del consulado… La escena no podía ser más clara… ya sabíamos lo que buscaba.

“Tenéis que llevar esa documentación. No lo habéis hecho. Habéis infringido la ley. Por eso tenéis que pagarme…”


Así empezamos una discusión: ¿por qué? No tenemos dinero. No podemos llevar el pasaporte con nosotros todo el tiempo, es peligroso…

Su paciencia parecía desbordarse.

“De acuerdo. No quiero vuestro dinero. Vamos a la comisaría”


En aquel momento de indignación creía preferirlo. Mis amigos se negaron de lleno. Después me contaron que eso hubiera sido lo peor que podíamos hacer. Nunca ganaríamos en una discusión contra un policía en comisaría en plena madrugada. Aún más peligroso… habíamos escuchado historias de policías que aseguraban en comisaría que el extranjero había sido encontrado portando drogas mientras muestran una bolsa con la supuesta sustancia que por supuesto nadie había visto antes. No, no. Era mejor pagar e irnos.

Mientras uno de mis compañeros intentaba convencerle de que nos dejara ir tranquilos, uno de nosotros guardó todo su dinero en sus calzoncillos. Yo hice lo posible por ocultar el mío también. El policía sospechó.


- ¡Dadme el dinero!

- No tenemos.

- Si os registro y tenéis será mucho peor.


Uno de nosotros se resignó. Preguntó cuánto y entonces iniciamos la segunda fase de la negociación… buscar un descuento. Terminamos pagando unos 45 €, nos devolvió nuestra documentación nos dejó marchar. No fue excesivamente caro al cambio en euros, pero en rupias indonesias era un pellizco.



El taxi seguía allí. No se movió. Contempló todo, esperó a que volviéramos sin para el taxímetro y nos llevó a casa. La indignación no nos invitaba a continuar la noche. La pregunta era entonces: ¿se trataba de un verdadero policía? ¿Estaba compinchado con el taxista? ¿O por el contrario aquel conductor tenía miedo de salir perjudicado o estaba efectivamente acostumbrado a este tipo de situaciones? Nunca lo sabremos. Fue un día en que perdimos algo de la inocencia con la que tan cómodamente vivimos en Occidente donde este tipo de corrupción y a estos niveles es prácticamente inconcebible.


No os perdáis otras entradas como:


El día en que casi me mataron: Primera Parte





No hay comentarios:

Publicar un comentario

El Mundo Es Demasiado Grande

El Mundo Es Demasiado Grande
Se ha producido un error en este gadget.
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff